Los detectores automáticos son la alternativa ideal para prevenir un incendio


Cada vez son más las empresas que renuevan sus sistemas contra incendios totalmente porque la normativa se pone más estricta.

Son decenas las compañías las que vienen dejando atrás los detectores de humo a pilas al darse cuenta y ser advertidos por las autoridades que en caso de incendio estos no están debidamente integrados ni comunicados, por lo que una respuesta rápida y efectiva es prácticamente imposible.

En ese sentido, es cada vez mayor la demanda de sistemas de detección y alarma integrados mediante cablería a una central que reporta cualquier incidente en tiempo real.

Mientras en el primer caso el detector a pilas debe primero tener pilas, detectar y ser escuchado o percibido, en el segundo ejemplo basta con un mantenimiento preventivo al año y un eventual incidente sería reportado a un panel ubicado estratégicamente y monitoreado.

Y no es todo. Contar con un sistema de detección cableado no solo integrar los detectores con un panel que te indica hasta el lugar exacto del incidente (zona), sino que también está integrado con las luces y alarmas que en caso incendio se activarían de inmediato en todo el terreno logrando hasta que el más distraído perciba la emergencia, se ponga a buen recaudo y active los protocolos respectivos.

Un sistema de detección y alarma, sin duda, podría salvar muchas vidas y pérdidas materiales, al margen de las normas, por un tema de prevención.